Siempre se habla de inculcar en los alumnos el respeto y el cariño por los elementos de nuestra identidad nacional. En estas épocas globalizadas, es imposible aislar esa necesaria conexión con lo propio de aquellas manifestaciones culturales foráneas que hoy se practican en todas partes del mundo.
En ese sentido, no se trata de eliminar Halloween por ser extranjero y de imponer el Día de la Canción Criolla por ser peruano, sino de que nuestros jóvenes comprendan que, más allá de los condicionamientos que los medios de comunicación difunden, básicamente con fines comerciales, las nuevas generaciones entiendan de qué se trata cada una de estas “celebraciones” y que conozcan las íntimas conexiones que tiene un vals o una marinera con su propia existencia, para que le dé la misma (o mayor) valoración que le dará a una fiesta de disfraces o a salir a pedir dulces a las calles, mañana 31 de octubre.
Por otro lado, sería interesante que tanto maestros como alumnos, sepamos el verdadero origen del comercialmente famoso Halloween, para comprender cuál es el trasfondo de esta festividad, como elemento vivo de una cultura ajena a nosotros, pero de raíces ancestrales, populares y religiosas.
Derrama Magisterial te ofrece en estos enlaces, las historias relacionadas al Día de la Canción Criolla y a la Noche de Brujas (Halloween), dos expresiones de cultura general que vale la pena conocer y comprender.
En este otro enlace, un punto de vista diferente sobre el eterno debate que plantea la pregunta-título de este post.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s