Dejar para mañana lo que se puede hacer hoy, yendo en contra de lo que nos aconseja un ducho popular, es la más clara forma que existe de procrastinar. Pero… ¿qué es “procrastinar”? Esta extraña palabra es la que mejor describe ese comportamiento, que se da en todas las personas de vez en cuando, pero que también puede convertirse en un problema crónico que afecta el desempeño en el colegio, en el trabajo, etc.
El verbo “procrastinar” proviene del latín y etimológicamente se divide en las palabras “pro” (“adelante”) y “crastinus” o “crastinare”(“del futuro”). Se asocia a otros verbos como “postergar” o “posponer”, los cuales son considerados sinónimos. Pero ser procrastinador va un poco más allá, pues equivale a dejar todo, absolutamente todo, para después. La procrastinación de tipo crónico es un trastorno de la personalidad cuyas causas son desde psicológicas (depresión, baja autoestima) hasta físicas (agotamiento, debilidad).
Si eres un profesor que prepara sus clases a última hora o un alumno que deja pasar todo el fin de semana para recién repasar el domingo en la noche para el examen del lunes, cumplen con las características del perfil procrastinador. Derrama Magisterial te ofrece, en este link, algunos alcances sobre qué es la procrastinación y cómo combatirla
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s