Acerca de la Procesión del Señor de los Milagros

“Acompañaremos al Señor / Cristo Moreno / Señor de los Milagros y patrón / de la ciudad” dice la letra de un conocido vals criollo, de la Guardia Vieja. En esta Lima moderna, crisol de tradiciones y punto de encuentro de nuestra diversidad pluricultural, la Procesión del Señor de los Milagros se alza como una de las pocas costumbres netamente limeñas que, a la vez, reúne cada año, en su multitudinaria convocatoria, tanto elementos clásicos del culto como expresiones más contemporáneas de lo que significa vivir en la capital.
Hoy, en cada uno de los recorridos de las sagradas andas, conviven las sahumadoras y cantoras – ese grupo de señoras con mantillas blancas que entonan agudas alabanzas entre nubes de humo de incienso – con las vendedoras de gaseosas que llaman a sus potenciales clientes golpeando las botellas de gaseosa con sus destapadores. En medio del fervor y de los mares de hábitos morados – que se usa desde el siglo XVII en homenaje a la Hermana Nazarena Antonia Lucía del Espíritu Santo, quien tuvo una revelación divina, según reza la leyenda – desfilan desde muñecos publicitarios de restaurantes hasta personajes de farándula, en búsqueda de notoriedad.
Conozcamos algunos detalles de los elementos tradicionales de la Procesión del Señor de los Milagros, una de las demostraciones religiosas más grandes del mundo, de origen humilde e integrador, que mañana recorrerá la ciudad de Lima.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s